Dar nos hace sentir bien

Nos ganamos la vida con lo que obtenemos, pero la construimos con lo que damos.

Winston Churchill

Contenidos

¿Qué es la generosidad?

Es la cualidad que nos impulsa a compartir, a dar libremente sin pensar en obtener atenciones, regalos o recompensas a cambio.

Implica ser capaz de desprenderse de algo con una actitud de aprecio y respeto hacia el otro.

¿Cómo contribuye a nuestra felicidad?

La generosidad es simplemente una manifestación del hecho de implicarse en el bienestar de los demás. A menudo los recuerdos más afectuosos de una persona están relacionados con momentos en que alguien mostró algún tipo de generosidad hacia ella o cuando fue capaz de mostrar esta cualidad respecto a los demás.

Nos ayuda a establecer una relación adecuada con los bienes materiales, a entender que no son «de uno» en un sentido estricto, a suavizar la propia tendencia a la posesión y, por lo tanto, a vivir de forma más relajada y tener más fortaleza y flexibilidad en momentos difíciles.

¿Cómo se desarrolla?

Entrenando la mirada para darnos cuenta de que hay personas o grupos que merecen y necesitan ayuda.

Pensando en distintas maneras de expresar nuestra generosidad.

Comprendiendo que la generosidad no tiene que ver estrictamente con los bienes materiales. Compartir nuestro tiempo y nuestros conocimientos o habilidades puede ser de gran ayuda.

Reflexionando sobre lo mal que nos sentimos cuando recibimos un regalo y descubrimos que nos lo han hecho interesadamente, y también sobre la admiración que nos despierta saber que alguien puede dar sin esperar nada a cambio.

Tratando de no utilizar nunca la aparente generosidad como medio para obtener poder e influencia.

Aprendiendo a no esperar nada a cambio de nuestros actos de generosidad ni a fijarnos en la manera como las personas utilizan lo que han recibido. Cultivando una actitud de desapego sano.

Analizando cuál es nuestra relación con los bienes materiales. ¿Realmente son necesarias tantas cosas? ¿Interfiere el miedo a perderlas en nuestra satisfacción y tranquilidad? ¿Qué se gana compartiendo? ¿Qué se pierde al no hacerlo?

Entendiendo con profundidad qué es lo que realmente es necesario para vivir y teniendo el coraje de «soltar» para poder saborear el placer sutil que esto genera.